¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto


solo EME  solo letras

 

Miércoles, 18 septiembre 2019 
Acceso Colegiados

Acceso Exclusivo Colegiados

Usuario
Contraseña
Info = Nº de colegiado Ver demostración


Si no la recuerda, pulse


¿Problemas con la contraseña? Elimina Cookies // Recarga la página (F5) // Prueba otro navegador

En Memoria

Ángel Rojas Castro

Ángel Rojas nos ha dejado. Fue jefe del Servicio de Anestesia- Reanimación en dos Hospitales. Comenzó su andadura en el Hospital del Pino en 1965. Fue Jefe del servicio desde la década de los setenta, hasta que se produjo la inauguración del Hospital Dr. Negrín, a caballo entre los dos siglos. Se jubiló a mediados de la primera década de los dos mil al cumplir la edad reglamentaria.

El Dr. Rojas fue un profesional muy competente y estudioso. Siempre supo mantenerse en la primera línea de una especialidad como la nuestra, sometida a un crecimiento exponencial en sus técnicas.

Baste comparar los primitivos aparatos de los años sesenta, con ventilación manual con los actuales: auténticos cerebros electrónicos dotados de ventilación automática con control de todas las constantes vitales y de las alarmas precisas para detectar cualquier anomalía en el paciente anestesiado.

Nos conocíamos desde el año 1953, cursando en Madrid el segundo año de nuestra carrera de Medicina.

Falleció en León en los primeros días del mes de agosto. Sus amigos y familiares le despedimos con emoción en su funeral, celebrado el día 13 del mismo mes en nuestra ciudad.

Descanse en paz nuestro amigo y compañero Ángel Rojas.

 

Luis Martel Déniz
Col. 35/35/00534
Las Palmas de Gran Canaria

 

Ruperto Vargas García

Nos ha dejado el doctor Ruperto Vargas García, un excelente profesional, un referente de la cardiología canaria y sobre todo un gran amigo.

El comienzo de nuestra amistad (con mayúsculas) se inicia hace más de cuarenta años, cuando empezamos nuestra vida profesional en la vieja clínica del Pino en la capital grancanaria. Desde entonces hemos recorrido un largo camino con muchísimas alegrías familiares, profesionales y personales y también tristezas. Tanto unas como otras nos permitió establecer un vínculo de amistad muy fuerte y sincero del que te doy las gracias.

He recordado muchos momentos entrañables de la vida de nuestras familias o con nuestros amigos y siempre ponías la nota simpática, el comentario jocoso o incluso la actuación farandulesca que tanto nos hacía reír.

Tu vida profesional ha sido un ejemplo de bien hacer con tus pacientes y tus compañeros que no me cabe la menor duda, de que como yo, te echarán mucho de menos.

Tu vida familiar ha sido un modelo para tus hijos (Sergio y Sara) y lo será para tus nietos (Inés y Rafa). Entiendo y comparto el gran vacío que dejas a la que desde aquí le mando un abrazo muy fuerte y sincero.

Por último estoy seguro que permanecerás eternamente en nuestro pensamiento y en nuestro corazón como modelo de buen hacer y sentir.

Ruperto: ¡Muchas gracias por tu amistad!

Vicente Nieto Lago
Col. 35/35/00980
Las Palmas de Gran Canaria

 

Damián Hernández Romero

El médico radiólogo Damián Hernández Romero falleció a las doce horas del sábado día 22 de febrero de 2014, en compañía de su esposa, Teresa Ramírez, en la clínica San Roque de Las Palmas de Gran Canaria a los 70 años de edad, tras luchar contra una enfermedad incurable.

Damián Hernández estudió Medicina en Salamanca y se especializó en Neuroradiología en Madrid. Inició su labor profesional en el centro radiológico García Tello en 1974, siendo pionero en la capital grancanaria en el estudio del cerebro mediante Tomografía Axial Computarizada (TAC) en 1992 con resonancia magnética. Posteriormente desempeñó su trabajo en la clínica San Roque de la capital grancanaria, hasta un mes antes de su defunción.

Desde 1982 hasta 1998 fue presidente del Colegio Oficial de Médicos de Las Palmas, donde realizó una gran labor en favor de los médicos en paro que existían en aquellos años.

Hernández Romero fue socio numerario de la Real Sociedad de Amigos del País de Gran Canaria, como también miembro de la junta directiva de la Sociedad de Amigos Canarios de la Ópera, de la que era directivo de honor. La ópera fue su gran pasión, introducido en ella por su compañero y gran amigo José Luis Montesdeoca. Ambos recorrieron los mejores teatros de la ópera y cultivaron la amistad con los grandes divos y divas que actuaron en Las Palmas de Gran Canaria.

Cuando en julio de 2012 le detectaron su enfermedad, dada la gravedad de la misma, nadie pensó que podría resistir tanto tiempo. Desconocían la fortaleza y tesón de Damián, quien a pesar de los malos ratos que hizo pasar la quimioterapia, ha seguido trabajando, informando estudios de resonancia magnética.

Ha contado con el apoyo incondicional de su esposa, el resto de la familia, los médicos y personal sanitario que le han tratado, y de los numerosos amigos y compañeros que tenía, entre los que me encuentro desde hace 38 años.

Damián, descansa en paz, te lo mereces.


Víctor Pérez Candela
Colegiado 35/35/01266
Las Palmas de Gran Canaria

 

Alejandro Ramírez Naranjo

  • "El Colegio de Médicos de Las Palmas le realizó un homenaje por sus 50 años en la Profesión, entregándole la Insignia de Oro"
  • "No sólo fue un embajador de la amistad sino una personalidad de la Medicina"

Ha muerto Alejandro Ramírez y, con el ánimo triste, me vienen muchos recuerdos. En otros momentos nos reuníamos en una tertulia de amigos. Pero hace meses su enfermedad nos obligaba a su ausencia. Y ahora viene a mi mente cuando nos conocimos a la edad de ocho años. La enseñanza primaria la comenzó Alejandro Ramírez en el colegio de doña Salomé Araña, fundado a principios del siglo XX, en la calle Arenas. Allí recibían educación desde los cinco hasta los diez años para realizar el examen de ingreso para el bachillerato. El azar quiso que también Mapi Marrero estudiara allí una década más tarde. Posteriormente Alejandro inició los estudios de bachillerato en el colegio de los Jesuitas. Cuando lo terminó marchó a Madrid para estudiar Medicina. Una vez terminada la licenciatura viajó a Inglaterra en 1959 para especializarse en Odontología en el famoso Eastman Dental Hospital (EDH). Allí tuvo de compañero al Dr. Ruperto González Giralda que se convertiría en amigo fraterno y notoria figura de la Odontología.

Al regresar a Las Palmas el Dr. Ramírez Naranjo comenzó a ejercer en el mismo despacho de su padre, en la calle Domingo J. Navarro nº 40. También entró a formar parte en la Comandancia General de la Base Naval de Canarias, en el Servicio de Sanidad del Arsenal, como especialista en Odontología. Más tarde,  en 1970, hizo oposiciones en Madrid para Médico Odontólogo de Sanidad obteniendo esa plaza en la Jefatura Provincial de Sanidad de Las Palmas. En su Clínica Dental Ramírez de Estomatología y Ortodoncia formó equipo junto a sus hijos Alejandro y Pablo Ramírez Marrero que continúan la saga iniciada por su recordado abuelo. El Colegio de Dentistas de Las Palmas en febrero de 2011 le entregó el premio Santa Apolonia, y asimismo, recibió el Premio de Colegiado del Año 2011 por su brillante trayectoria profesional y como expresidente del mismo Colegio. Ese mismo año, el Colegio de Médicos de Las Palmas le realizó un homenaje por sus 50 años en la Profesión, entregándole la Insignia de Oro.

En 1967, al coincidir ambos en la Jefatura Provincial de Sanidad, en su plaza de Médico Especialista en Odontología y yo como Médico Puericultor del Estado, tuve ocasión de conocer y estrechar más nuestra antigua amistad. Entonces observé que en él la amistad era algo esencial. Su concepto de la amistad estaba en consonancia con la filosofía del Rotary Internacional. La relación del Dr. A. Ramírez Naranjo con el Rotary Club de Las Palmas tenía los antecedentes de su padre. Por esto en la refundación del Club en 1980 se incorporó y, más tarde, de 1983 a 1985, sería presidente del citado Rotary Club.

Otras características del carácter del Dr. A. Ramírez naranjo eran su dedicación al trabajo, su carácter bondadoso y tranquilo aunque riguroso con sus ideas. Es justo destacar también que se casó con Mapi Marrero Henning que siempre fue su apoyo y ayudándole en una vida tan activa, sin importarle si el tiempo era triste o alegre, y a pesar de que ella también tenía una vida profesional afanosa en el Centro Asociado de la UNED como directora.

En definitiva, por todos estos motivos, viene a mis recuerdos que el Dr. Alejandro Ramírez Naranjo no sólo fue un embajador de la amistad, un amigo entrañable, sino una personalidad de la Medicina y de la Odontología que se recordará en la historia de la Medicina canaria. Y al mismo tiempo,  aseguro que era un hombre lleno de bondad y de hidalguía.

 

Manuel Herrera Hernández
Col. 35/35/00491
Correspondiente de la Real Academia Nacional de Medicina

Salvador Rocafort Lorenzo

  • Destacó el doctor Rocafort por su inteligencia y su inquietud constante por la ciencia
  • Por sus cualidades humanas y científicas siempre ocupará un puesto relevante en la historia de la Medicina en Canarias

Esta mañana recibí una temprana llamada telefónica. Me comunicaba la muerte de Salvador Rocafort. La noticia se extendió rápidamente entre sus compañeros médicos, especialmente entre los dedicados a la especialidad de Alergología causando una honda impresión. El doctor Salvador Rocafort falleció ayer, martes, día 3 de febrero de 2015. Aún lleno de pesadumbre por su muerte nos atrevemos a redactar una semblanza del entrañable amigo. Salvador Rocafort nació en noviembre de 1942 en la Clínica San Roque. Sus padres fueron don Enrique Rocafort García, teniente coronel de Artillería, y doña Justa Lorenzo Casabuena.

Recuerdo que realizó los estudios de Medicina en Madrid. Asimismo, se especializó en enfermedades alérgicas y en neumología en la Fundación Jiménez Díaz, Madrid, con su maestro el doctor Antonio Sastre Castillo, jefe del departamento de Alergia y Patología Respiratoria de la citada Fundación Jiménez Díaz. Allí también colaboró con los doctores Carlos Lahoz Navarro y Joaquín Sastre Domínguez. El doctor Salvador Rocafort destacó por sus estudios sobre los ácaros en Canarias así como los realizados en alergia cutánea, alergia a los alimentos y en la alergia a los medicamentos.

Salvador Rocafort llegó, con su especialidad terminada, poco después de la marcha en 1968 del iniciador del estudio sobre la alergia en Canarias, que fue el doctor Camilo Rodríguez Gavilanes, y se anunciaba en la prensa con su título de especialista en asma y enfermedades alérgicas. En aquella época se unió a los alergólogos, que ya ejercían en Las Palmas, los doctores Manuel García González, Domingo Ponce Arencibia, Sebastián Sánchez Ruano, Manuel Sánchez Hernández y Manuel Herrera Hernández y, posteriormente, los doctores Pedro Cabrera Navarro y Fernando Schamann Medina.

Destacó el doctor Rocafort por su inteligencia y su inquietud constante por la ciencia. Por esto, desde su llegada a Las Palmas de Gran Canaria, estableció pronto su consulta en la calle Dr. Domingo Déniz número 3 (Alameda de San Francisco) e intervino en numerosas conferencias en el Colegio Oficial de Médicos y en la Residencia Sanitaria Virgen del Pino. Colaboró, asimismo, de manera activa en los comités científicos, comunicaciones y ponencias en los congresos celebrados en Canarias, así como en la mayoría de otros congresos nacionales e internacionales. Citamos sólo el Congreso de la Sociedad Española de Patología Respiratoria (SEPAR), en 1971, el XI Congreso de Alergia e Inmunología Clínica de 1978, el Congreso de Interasma-97, el Congreso de Enfermedades Alérgicas en la Infancia en 2003, las Jornadas Canarias de Alergia celebradas cada dos años alternando en las dos provincias, e interviniendo en los Cursos de Alergia (Actualidades diagnósticas y terapeúticas) celebrados en el Hospital Universitario Insular de Las Palmas (Servicio de Alergia, Dr. Anselmo Sánchez Palacios). Ocupó asimismo diversos puestos directivos en la Sociedad Canaria de Alergia e Inmunología Clínica fundada en 1983 siendo Presidente de la misma en 1986.

Por sus cualidades humanas y científicas siempre ocupará un puesto relevante en la historia de la Medicina en Canarias.

Manuel Herrera Hernández
Col. 35/35/00491

Miembro de la Asociación Española de Médicos Escritores