¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto


solo EME  solo letras

 

Jueves, 20 junio 2019 
Acceso Colegiados

Acceso Exclusivo Colegiados

Usuario
Contraseña
Info = Nº de colegiado Ver demostración


Si no la recuerda, pulse


¿Problemas con la contraseña? Elimina Cookies // Recarga la página (F5) // Prueba otro navegador

Revista Orobal

    orobal 134 portada
    Última revista Orobal
     
     
     

Los medios de comunicación han sufrido una enorme transformación en las últimas dos décadas. Los formatos en los que se presentan las noticias han evolucionado de una forma no conocida hasta ahora.

Los nuevos periódicos nacen, la mayoría, sólo con versión online. Las grandes cabeceras mantienen el formato de papel, pero potencian el formato digital y hacen convivir a ambos. La radio convencional persiste con fuerza, pero se ayuda del mundo digital: con los smartphones ya se puede escuchar en cualquier parte y para que sus noticias y sus programas no sean hechos fugaces, los podcast permiten buscar noticias y programas ya emitidos. Una gran parte de los televisores domésticos ya no dependen de una antena en la azotea, la televisión por cable no sólo ha mejorado la imagen, permite rebobinar programas ya emitidos, pararlos y reiniciarlos a nuestra conveniencia.

Esta revolución es probablemente la que más ha separado a varias generaciones, una muy mayor incapaz de adaptarse a las nuevas tecnologías, una intermedia que maneja ambas pero con cierta dificultad el mundo digital y otra joven que navega, casi exclusivamente en el mundo online.

Por si fuera poco, la explosión de las redes sociales ha contribuido a la difusión de las noticias. Aunque existe la tendencia y el peligro de seguir sólo a los que comparten tu pensamiento, algo que empobrece y radicaliza la opinión.

A pesar del vértigo que producen estos cambios tan vertiginosos las noticias se han hecho cada vez más efímeras. Las portadas de los periódicos de hoy, se olvidan mañana.

Pero esta enorme riqueza informativa puede morir de éxito. La presión es tanta que, cada vez con mayor frecuencia, se nos va el dedo con gran facilidad al icono de la papelera sin siquiera abrir el contenido del documento.

Por otra parte, desde las instituciones vemos como, a pesar de utilizar todos los canales de difusión, resulta muy difícil que un mensaje determinado llegue a una mayoría.

El Colegio de Médicos de Las Palmas se encuentra entre aquellos colegios con la red de comunicación más potente de nuestro país. Fue el primero en comunicarse con sus colegiados por WhatsApp, se encuentra entre los que mayor uso hace de las redes sociales y ha hecho evolucionar su revista Orobal a un formato muy ágil que se difunde en redes bajo la denominación Orobal Ahora. Pero no hemos querido que el formato papel desaparezca. Nuestros médicos mayores la necesitan y muchos jóvenes no renuncian del todo al papel.

Por ello, iniciamos una nueva era ajustando su contenido. Una revista siempre lleva su tiempo, desde que se escribe hasta que se lee, y en este frenesí de actualidad puede parecer trasnochada cuando llega a nuestras manos.

Orobal llega ahora en nuevo formato, dando cuenta de la actividad desarrollada en el Colegio en el periodo entre revista y revista. Con noticias un tanto atemporales pero de interés y para leer sin prisas. Para frenesí, ya tenemos Orobal Ahora.